Noticias

Published on November 22nd, 2019 | by RevistaLaCorriente

0

Reconocen con Premios INEHRM 2019 investigaciones y trayectorias de especialistas del INAH

Incentivar el conocimiento de la historia de las revoluciones que han definido la vida nacional, así como contribuir al fomento y formación de especialistas que aporten al rescate, preservación y difusión de materiales del patrimonio documental de México, es el objetivo de los premios que anualmente entrega el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

En la ceremonia de entrega de los reconocimientos, celebrada en la sede de la institución, al sur de la Ciudad de México, a nombre de Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura federal, Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural, subrayó que los premios otorgados por el INEHRM, a la trayectoria histórica, son por la labor acuciosa que hacen los historiadores en la defensa de la memoria.

“Este es un distintivo al esfuerzo por ofrecer una lectura objetiva que redunde en tener una mejor lectura sobre nuestro devenir como mexicanos”, destacó al felicitar a los investigadores galardonados.

En su intervención Felipe Ávila Espinosa, director general del INEHRM, manifestó que la historia debe servir para entender el presente y permitir contar con elementos para transformarlo con miras a construir un mejor futuro.

Acompañado por los consejeros del Instituto: Enrique Semo Calev, Javier Garcíadiego Dantán, Josefina MacGregor, Romana Falcón Vera, Ana Ribera Carbó, María del Consuelo Sánchez Rodríguez, Elisa Speckman Guerra y Rafael Barajas, detalló que, a 66 años de su fundación, la institución otorga 18 premios: cuatro a la Trayectoria; cuatro en Investigación Histórica y 10 para Proyectos de Tesis de licenciatura, maestría y doctorado.

“Los Premios INEHRM 2019 galardonan a cuatro destacados historiadores, una mujer y tres hombres, que han destacado por su contribución a la investigación, reflexión y difusión del conocimiento histórico: Rebeca Monroy, Adolfo Gilly y Jacinto Barrera Bassols, así como un reconocimiento post mortem a Carlos Barreto, y una mención honorifica para Laura Espejel”, mencionó.

Tras el discurso de apertura de la ceremonia se dio paso a la premiación. En la categoría Proyectos de Tesis de Investigación Histórica, fue reconocido, entre otros investigadores, Marcos Josué Aranda Mendoza, egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por su proyecto Entre suplicas y peticiones. Un análisis sobre la construcción de la legitimidad política durante el segundo Imperio mexicanos.       

El galardón Gastón García Cantú, sobre la Reforma Liberal, fue para la doctora en historia y etnohistoria por la ENAH, Jovita Elena Ramos Cruz, por Los pueblos de San Ángel, conflictos por la tierra, los montes y el agua, en el contexto del cambio de los derechos de propiedad, 1856-1910.

En lo que respecta a los Premios a la Trayectoria en Investigación Histórica, el premio Clementina Díaz de Ovando, en Historia Social, Cultural y de Género, fue para Rebeca Monroy Nasr, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH. Mientras que la distinción Manuel González Ramírez, al Rescate de Fuentes y Documentos, fue para Jacinto Barrera Bassols, doctor en antropología por la ENAH y postulado por la DEH del INAH; en este rubro, el Consejo Técnico Consultivo del INEHRM decidió otorgar una mención de honor a Laura Estela Espejel López, postulada conjuntamente por el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, y el INAH. 

El Premio José C. Valadés, al Rescate de Memoria y Testimonios, fue para el recientemente fallecido Carlos Barreto Mark, maestro en historia por la ENAH, postulado por el Centro INAH Morelos; su hija Bertha Barreto Zamudio recibió el premio post mortem.

A nombre de todos los galardonados, Rebeca Monroy Nasr, de la DEH, destacó los premios que el INEHRM otorga cada año a académicos, investigadores y docentes que han entregado su vida y obra “para abrir caminos, encontrar veredas y desentrañar historias, así como por apoyar a los alumnos que ahora tienen en la historia una fuente de trabajo maravillosa, ejemplar y digna, a pesar del mar negro de informaciones fáciles, vanas y sueltas”.

Tras ahondar brevemente en la trayectoria e investigaciones de reconocidos especialistas del INAH: el maestro Carlos Barreto Mark y el doctor en antropología Jacinto Barrera Bassols, así como recordar a la historiadora Laura Espejel, de quien resaltó su tenacidad para continuar investigando tras su jubilación, Monroy Nasr agradeció a la institución el haberle conferido el premio que lleva el nombre de una mujer de largos alcances, fuertes convicciones y profundas labores, cuyos trabajos abrieron brechas y caminos impensados en la historia social, cultural y de género”.

Mencionó que en estos tiempos, más que en los últimos años, decenios y sexenios, la historia tiene un realce y una importancia sustancial. “Los investigadores refrendan su compromiso ante la sociedad al decir no al olvido y ejercer su oficio para generar conocimiento no oficialista ni oscuro, sino claramente comprometido, concientizador y trasgresor, para ser difundo, discutido y hacerlo llegar a una mayor población que tiene derecho a conocer su identidad, su historia profunda, resguardada en diversas memorias que merecen más espacios de difusión, discusión y escrutinio.

“¡Que viva sí el pasado, en este presente pletórico de cambios y transmutaciones, por un mañana mejor para este maravilloso, contradictorio y generoso suelo mexicano!”, finalizó. 


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑