Historias chichi

Published on May 11th, 2017 | by RevistaLaCorriente

0

Primeros espacios de alojamiento temporal en la Gran Chichimeca

Hugo Martín Loredo

La conquista de Aridoamérica fue una hazaña insospechada para su tiempo, la avanzada militar y misionera fue tortuosa, llena de calamidades y tropiezos. Por un lado el desplazamiento de los grupos indígenas que ocupaban la Gran Chichimeca en el primer tercio del siglo XVI: zacatecos, tepeguanes, guamares, cazcanes y guachichiles, dependían en gran medida de la temporalidad y su condición de nómadas en busca de alimentos y protección de la intemperie, siendo una de sus más fuertes barreras, hasta antes de la llegada de los españoles, la alianza entre estas tribus. Su desplazamiento entre montañas y caminos, les obligó a tomar las cuevas como refugio y alojamiento temporal; sobre todo las que contaban en su interior con grutas y diversas salidas para protegerse de cualquier ataque.

Por otro lado, la búsqueda y descubrimiento de las minas, además de las misiones y conversión de los grupos indígenas de la región, propició que la Corona española planteara el establecimiento de villa y pueblos defensivos o puestos para sus expediciones, sentando avanzadas en los puntos o sitios conquistados como Guanajuato, Querétaro, Tamaulipas y Zacatecas. En 1548 se trazó una ruta más directa entre Zacatecas y México.

La penetración en la Gran Chichimeca por la Huasteca entrando por el Pánuco resultaba menos complicada, no así por el Altiplano conocido entonces como el Gran Tunal, pues en éste se requería un esfuerzo mayor por sus condiciones inhóspitas y los grupos bélicos que requerían pacificar para construir la ruta de la plata.

El crear una ruta comercial implicaba el establecimiento de villas y pueblos defensivos, los cuales requerían ciertas condiciones: el número de habitantes (la conjunción de varios grupos indígenas y de españoles), la topografía adecuada, la distancia entre ellos y agua suficiente para su supervivencia, debía contar con las bases necesarias para establecer una rica región minera y comercial con todos sus servicios y equipamiento, y ligarla a las ya existentes.

La bonanza de las minas trajo consigo la inmigración de diversos grupos: mineros, gambusinos, militares, religiosos, comerciantes y hacendados; blancos, mulatos, criollos, indios y negros de diversas latitudes. El proyecto más importante de la Corona a mediados del siglo XVI fue indudablemente el trazo de la ruta más directa de Zacatecas a México y el Golfo, a los costados del camino las villas y pueblos con sus respectivas haciendas para transportar los minerales y otros productos, lo que generó un nuevo polo comercial y paso al norte para nuevas expediciones.

Podríamos pensar que los primeros asientos de los misioneros y los puestos militares, aunque limitados y casi a la intemperie (pequeñas chozas y corrales), pudieron ser los primeros espacios de alojamiento en la región, interconectados con rutas secundarias entre los pueblos asentados, las primeras haciendas y el camino real de la plata, eran espacios improvisados para alojar algunos grupos muy reducidos de religiosos, militares y algunos militares que ya circulaban. Sin embargo, los presidios sentados en la ruta de la plata entre 1555 a 1595, pueden ser considerados los primeros espacios formales de alojamiento temporal en la zona.

Nuño de Beltrán de Guzmán, presidente de la Primera Audiencia de México y gobernador del Pánuco, salió de la ciudad de México por 1530 con cinco mil hombres: españoles, aliados tlaxcaltecas, xochimilcos y mexicas de diversas clases para internarse por la Huasteca y proseguir con sus conquistas hasta las tierras de los chichimecas bélicos y salvaguardar los caminos, empresa que duraría más de una década.

Años después de la fundación de Zacatecas por 1550, el virrey Luis de Velasco precisó la importancia de establecer la ruta sin designar a alguien para que se encargara de tal empresa. Pedro de Ahumada Sámano organizó en Zacatecas un contingente militar para penetrar por el sureste al Gran Tunal, mientras que la avanzada de Guanajuato había logrado sentar el primer puesto (presidio) en San Miguel el Grande en 1555 y para 1562 el de San Felipe. Después de la penetración de Ahumada los capitanes Pedro Carrillo Dávila y Miguel Caldera construyeron el fuerte de Ojuelos y los presidios de Bocas, Ciénaga Grande y Palmillas de Vega (Pozos) y el Valle de San Francisco; la avanzada de Querétaro el de San Martín en 1584 y de Atotonilco entre 1590 y 1595.

La idea para establecer la ruta de la plata era penetrar con avanzadas militares a la Gran Chichimeca para apaciguar a los grupos rebeldes de las diferentes naciones, establecer puentes y pueblos defensivos cercanos al camino para protegerlos. Concepto iniciado por el virrey Luis de Velasco y continuado por Martín Enríquez y el conde de la Coruña; las construcciones con un carácter militar fueron conocidas como presidios, sin embargo, éstos se construían según necesidades y objetivos; podríamos clasificarlos de la siguiente manera: los garitones que servían de alojo y abastecimiento a las pequeñas brigadas militares que recorrían los caminos; los puestos, edificaciones para alojar un pequeño batallón, religiosos y algunos comerciantes que transitaban por la región, cercano al pueblo defensivo y sus haciendas; los presidios, pequeñas fortalezas militares que alojaban de seis a doce militares, varios religiosos y comerciantes que para entonces ya circulaban en mayor número; y finalmente los fuertes o casa-fuerte, construcción de mayores dimensiones y equipada para alojar u hospedar a un contingente mayor de 25 militares, autoridades, comerciantes y su carga, con capacidad para 200 bestias.

Las construcciones eran de mampostería, piedra y adobe de tipo medieval; se erguían a la orilla del camino, de preferencia en una loma y en una de sus esquinas principales un torreón o visor de base cuadrada o circular para observar el camino, el pueblo cercano y su entorno. Los pequeños puestos con un portón en su frente, corredor y corral con algunas habitaciones y bebederos, los presidios con cárcel y paredón, las casas-fuertes con un pequeño salón, patio, recuas, graneros y corral para los animales así como varias habitaciones para alojar militares, autoridades, comerciantes y mineros.

Por los años de la fundación de la ciudad de San Luis Potosí en 1952 y el inicio del siglo XVII, varias villas como Bocas, San Francisco, Ahualulco, Pozos y Cerro de San Pedro contaban con uno o varios espacios de alojamiento: corrales, enramadas y presidios, para estos años ya no eran desconocidos otros espacios como las posadas y mesones que se habían establecido en las ciudades más importantes de la Nueva España, en las entradas y salidas de éstas y en las plazas o plazuelas principales. La necesidad de convertir esta ruta o camino mular en carretero fue fundamental para agilizar el tránsito comercial que iba en aumento, el hospedaje y alojamiento temporal sería pieza importante de equipamiento en el futuro desarrollo de esta región.

 [El autor es arquitecto por la UASLP, fue director del Museo de las Revoluciones y labora en el AHESLP; publicó La Acción Católica de San Luis Potosí. Documentos históricos de su casa. San Luis Potosí, La Acción Católica, 2003]

Bibliografía sugerida:

Ricardo Acosta Gómez, Miscelánea pinense, Archivo de Historia Potosina, julio 1982 (51-52), San Luis Potosí.

Jan Bazant, Cinco haciendas mexicanas. Tres siglos de vida rural en San Luis Potosí (1600-1910), El Colegio de México, México, 1980.

Philip W. Powell, La guerra chichimeca (1550-1600), FCE, México, 1996.

Aurelio de los Reyes, Los caminos de la plata, Gobierno del Estado de Zacatecas, Universidad Iberoamericana, 1991.

Primo Feliciano Velázquez, Historia de San Luis Potosí, tomo I, AHESLP, Gobierno del Estado, 1982.

[Imagen, Familia Chichimeca, Códice Florentino, Libro X]


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑

mabm