Historias Figura 4

Published on December 1st, 2015 | by RevistaLaCorriente

0

Origen, devenir y presencia de cuatro plazas potosinas en el Porfirismo: Fundadores, Armas, San Francisco y San Juan de Dios

Por Angélica Castrejón Paniagua.

Introducción
Las ciudades son depositarias de la historia y de la memoria de sus habitantes. Su desarrollo en el tiempo y en el espacio devela el espíritu de cada época, convirtiéndose en una suma de intenciones y de concepciones del mundo. La ciudad adquiere sentido porque congrega y se convierte en escenario de la vida cotidiana. Como unidad, no se puede comprender sin sus partes; es una suma de espacios, públicos y democráticos, los que permiten el encuentro y el desencuentro, el intercambio de ideas y servicios.
Los principales escenarios para el desarrollo de la sociedad en la ciudad son sus espacios abiertos públicos: sus calles, calzadas, jardines, plazas y plazoletas. Espacios que unen a sus habitantes en tiempos de marchas, procesiones y enfrentamientos. Las plazas mayores y menores, herederas de la ciudad virreinal, constituyen hoy el corazón de las ciudades. Son puntos de referencia cultural y significación social básica; incorporan los principales monumentos y edificios públicos, el patrimonio que contribuye a estructurar un fuerte sentido de identidad y pertenencia.
Como parte de la ciudad las plazas y su contexto están en constante evolución, dentro de una dinámica que responde a cambios del pensamiento, sujeta a coyunturas del ámbito político, social y cultural. Dichos cambios, más allá de las alteraciones físicas visibles, pueden develar marcas de poder, inscripciones ideológicas, pero también propósitos, costumbres, remembranzas y sentimientos de sus habitantes.
Las plazas potosinas no son la excepción, observándolas detenidamente se pueden identificar sus estratos históricos, lo que advierte signos que remiten a cambios del pensamiento. Visibles no sólo en su traza y composición, en sus elementos decorativos o vegetales, sino también en su entorno, en la presencia de monumentos, así como en los usos y tradiciones que convergen en ellas.
Las plazas y jardines del centro histórico de la capital se han convertido en referentes de la ciudad. Si bien ha cambiado su aspecto en determinados momentos de su historia, los potosinos se identifican y se recrean en ellas; se las apropian y las acogen como parte de su ciudad. Por ello, es importante reconocer su origen, divagar por su historia para identificar sus vetas y adentrarse en el valor social y cultural intrínseco que poseen.
En esta reflexión se abordan cuatro plazas históricas que concurren en el centro de la ciudad: Fundadores, Armas, San Francisco y San Juan de Dios. Son cuatro espacios abiertos fundacionales erigidos en las primeras décadas del establecimiento de la capital. Se parte del origen del pueblo de San Luis para después relatar el curso de las plazas en el virreinato; enseguida se aborda su devenir en el siglo XIX para llegar al Porfirismo y cerrar con una reflexión y aproximación a los cambios que tuvieron en el siglo XX.
[La versión completa la puede leer en la edición impresa en circulación]


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑

mabm