Noticias

Published on October 20th, 2019 | by RevistaLaCorriente

0

Museo de Sonora exhibe puntas Clovis de 13,500 años, descubiertas en el sitio Fin del Mundo

En 2007, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad de Arizona descubrieron el sitio arqueológico Fin del Mundo, en el desierto de Sonora, donde grupos Clovis cazaron y aprovecharon gigantescos animales del Pleistoceno; entre otros vestigios, hallaron una punta de proyectil de más de 13 mil años, elaborada en cristal de cuarzo transparente, cuya talla la hace un prisma que refleja y descompone la luz en los colores del arcoíris.

La elaborada herramienta, la cual sirvió para cazar gonfoterios, junto con otras seis puntas de lanza Clovis, talladas en riolita, sílex y calcedonia, así como restos de megafauna de 13,500 años de antigüedad, procedentes de Fin del Mundo, son mostrados por primera vez al público en la exhibición Vivieron en Sonora. Los Clovis, primeros cazadores de gigantes.

La exhibición abrió al público esta semana en las salas de temporales, recientemente reestructuradas, del Museo Regional de Sonora, en la ciudad de Hermosillo; curada por la directora del proyecto de investigación en Fin del Mundo, Guadalupe Sánchez Miranda, y con la museografía de Zenón Tiburcio Robles, director del recinto.

Último continente conquistado por la humanidad

América fue el último continente conquistado por la humanidad, dice Guadalupe Sánchez, y Vivieron en Sonora. Los Clovis, primeros cazadores de gigantes parte de ese hecho, cuando grupos de gentes llegaron del continente asiático por el puente helado que se formó en el estrecho de Bering durante el Pleistoceno: la Era de Hielo.

La investigadora explica que el poblamiento inicial del continente americano es un episodio difícil de reconstruir, porque entre más antiguos son los sitios se preservan menos, además la forma de vida de cazadores-recolectores deja pocas huellas, lo que dificulta la labor de los arqueólogos.

Sin embargo, estudios de ADN antiguo y arqueológicos coinciden en que el norte y sur de América fue poblado por humanos modernos hace 22,000 a 18,000 años, a partir de migraciones del este de Asia y Alaska.  Aproximadamente entre 17,600 a 14,500 años antes del presente, grupos de esa población se desplazaron al sur del glacial, expandiéndose a diferentes regiones de América; es muy probable que uno de estos grupos fueran ancestros de los Clovis, dice.

Los sitios Clovis

Guadalupe Sánchez afirma que la cultura Clovis es la ocupación temprana del continente mejor documentada y la primera cultura reconocida de América; se distingue por la presencia de una punta de lanza de características únicas: lanceolada, de base cóncava con una acanaladura que se extiende hasta la mitad de la pieza; ha sido encontrada en todas las regiones de Norteamérica, al sur de la masa de hielo, incluyendo México y Guatemala, en América Central.

La arqueóloga detalla que los Clovis vivieron en toda Norteamérica durante mil años, entre hace 13,500 y 12,500 antes del presente, y llegaron a su fin cuando se extinguió la megafauna, al final la Era de Hielo. Se les llama Clovis por el pueblo de Clovis, Nuevo México, donde se encontraron evidencias por primera vez, en 1929. Hasta el momento, se han descubierto 18 sitios de caza de proboscidio en el norte de América: 15 de caza de mamut, dos de mastodonte y solo uno de gonfoterio.

Sonora en el mapa de la prehistoria y Fin del Mundo

El recorrido de la exposición continúa con los sitios Clovis localizados en Sonora, donde desde 2003, el proyecto Geoarqueología y Tecnología Lítica de los Grupos Paleoindios de Sonora, desarrollado por el Centro INAH Sonora y la Universidad de Arizona, ha documentado sitios y registrado colecciones de museos y de particulares.

A la fecha se tiene conocimiento de 140 puntas Clovis en la planicie sonorense, ubicada en los alrededores de Hermosillo, informó Guadalupe Sánchez, y se calcula que en el resto del país deba haber unas 24 puntas Clovis, y ningún sitio arqueológico de esta cultura fuera de Sonora, donde se llevan registrados 12, con rastros de diferentes actividades: abastecimiento de rocas para hacer herramientas, campamentos estacionales y territorios de caza.

La muestra cierra con Fin del Mundo: el sitio se extiende en tres hectáreas con diferentes localidades donde los Clovis acamparon, cazaron proboscidios, procuraron rocas de textura fina para hacer sus puntas de lanza, cuchillos, tajadores y raspadores para cazar, manufacturar ropa y realizar actividades diarias, aspectos explicados en la última parte del recorrido museográfico.

El sitio Fin del Mundo es el único donde un grupo de gente de la cultura Clovis cazó gonfoterios y es el más antiguo registrado hasta el momento en América. A partir de fragmentos de carbón vegetal, encontrado en el contexto, se obtuvo la fecha de radiocarbono calibrada a nuestro calendario de 13,385 antes del presente, por eso es tan importante, dijo Sánchez Miranda.

De 2007 a la fecha, en Fin del Mundo se han realizado siete temporadas de campo, para marzo de 2020 está programada la octava y última, pues se espera concluir las exploraciones arqueológicas en el lugar, pero el proyecto Geoarqueología y Tecnología Lítica de los Sitios Paleoindios de Sonora calcula por lo menos cinco sitios más con probabilidades de conservar material de grupos Clovis, en espera a ser descubiertos.

Además de las puntas de lanza, la exposición presenta cuatro raspadores, un tajador Clovis y huesos fósiles de gonfoterio; acompañan a las piezas, mapas que ubican sobre la procedencia de puntas Clovis en México y fotografías que dan cuenta de cómo se excavó Fin del Mundo. La exhibición permanecerá hasta el 3 de noviembre de 2019.

Tags: , , ,


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑