Noticias foto11

Published on August 3rd, 2019 | by RevistaLaCorriente

0

Abren la zona arqueológica Cerro de Las Ventanas en Zacatecas

Con danza y música que evocaron al “Señor de las Flores”, Xochipilli, del que deriva el nombre de Juchipila, municipio del sur de Zacatecas, este 2 de agosto se abrió la Zona Arqueológica Cerro de Las Ventanas, la cual especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han ido revelando como enclave importante de una región que mantuvo una dilatada ocupación prehispánica, desde los primeros siglos de nuestra era, hasta las incursiones de conquista para someterla al régimen de la Nueva Galicia, entre 1530 y 1542.

 

Con una concurrida asistencia, la ceremonia de apertura de este sitio —el cuarto abierto a la visita pública en el estado de Zacatecas y el 193 en el país— sirvió de marco para que los tres niveles de gobierno se comprometieran a continuar las tareas de investigación, conservación y difusión del patrimonio arqueológico de esa entidad, mediante convenios de colaboración signados entre el INAH, el Gobierno del Estado de Zacatecas y el Ayuntamiento de Juchipila.

 

El antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del INAH, y el gobernador de la entidad, Alejandro Tello Cristerna, firmaron un convenio para la habilitación, actualización museográfica y operación del Museo de Sitio de la Zona Arqueológica La Quemada, en el municipio de Villanueva. Asimismo, el titular del Instituto signó otro acuerdo con el presidente municipal de Juchipila, Rafael Jiménez Núñez, para garantizar la operación y el mantenimiento de Cerro de Las Ventanas.

 

“Sólo con el esfuerzo coordinado de los tres niveles de gobierno se pueden materializar proyectos de investigación, y lograr que deriven en la puesta en valor de sitios arqueológicos, los cuales fungen como nodos de identidad local y regional, como es el caso de Cerro de Las Ventanas, lugar estratégico en el Cañón de Juchipila, flanqueado por las sierras Morones y Nochistlán”, expresó el director general del INAH.

 

Resaltó que la apertura al público de Cerro de Las Ventanas representa la conclusión de una primera etapa de labores, “porque, como expresó la arqueóloga Solar Valverde, codirectora del proyecto, existen todavía conjuntos por liberar, entre ellos, el centro ceremonial —de ocho hectáreas— localizado en la cima, y cuyo funcionamiento fue contemporáneo a La Quemada, entre 700 y 900 d.C., aproximadamente”.

 

El gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello, comentó que en su mandato se ha impulsado la revaloración de la riquezas cultural y natural de los 52 municipios de la entidad. Destacó que, en este esfuerzo, ha tenido la oportunidad de presidir la apertura de dos zonas arqueológicas: los cerros El Teúl (en el municipio Teúl de González Ortega) y Las Ventanas, las cuales se añaden a la oferta que representaban La Quemada (en Villanueva) y Altavista (en Chalchihuites).

 

En este tenor, la arqueóloga Laura Solar, responsable, junto con los arqueólogos Peter Jiménez, Luis Martínez Méndez y Francisco Correa, del Proyecto Integral de Investigación y Conservación Cerro de Las Ventanas, expresó que la recuperación del pasado prehispánico contribuye a mejorar la “salud moral” de las comunidades, cuando estas se comprometen en su cuidado, por ello, “la puesta en valor de un sitio debe ser vista como una inversión y no como un gasto”.

 

Destacó que, desde mediados de los años 80, Peter Jiménez dejó asentada la importancia cultural del Cañón Juchipila a través de recorridos de superficie realizados en el área. Sucesivos proyectos han reafirmado su trascendencia, en particular del sitio Cerro de Las Ventanas, cuyos vestigios se distribuyen en 116 hectáreas, de las cuales 48 (correspondientes al área monumental) cuentan con certeza jurídica

 

Por su parte, el director del Centro INAH Zacatecas, Carlos Augusto Torres, abundó que se trata de un sitio de suma importancia para la investigación científica, ya que en el Valle de Malpaso —al que pertenece— ha tenido una intensa dinámica de flujos poblacionales prehispánicos hacia el norte de México, y abarca vestigios de diversas temporalidades, los cuales se distribuyen prácticamente en toda la elevación y en otras aledañas.

 

El cerro, el cual se levanta imponente en el extremo sur del Cañón de Juchipila, recibe su nombre de un vestigio prehispánico adaptado a un abrigo rocoso (de 12 metros de largo y 3.5 m de alto) localizado en la peña más alta del mismo: un muro de piedra con recubrimiento de barro y algunos orificios o vanos que, a la lejanía, dan la apariencia de “ventanas”; asimismo, como decoración, tiene franjas alternadas de dos colores.

 

Refirió que recientemente se obtuvo un fechamiento por radiocarbono, asociado a la construcción de ese elemento arquitectónico, el cual lo sitúa alrededor del siglo VIII de nuestra era. Y, en virtud de que la iniciativa de investigación y conservación es a largo plazo, en breve se emprenderá la intervención del abrigo rocoso, para limpiarlo y restaurar el aplanado y la pintura del muro, afectados por la erosión.

 

El director general del INAH, el gobernador de Zacatecas y el presidente municipal iniciaron el recorrido por la zona arqueológica con una visita al Centro de Atención a Visitantes, el cual cuenta con una sala introductoria. La obra fue construida con recursos otorgados por la Secretaría de Turismo y por el gobierno estatal; asimismo, el municipio de Juchipila contribuyó con fondos para su adecuación y para la obra exterior.

 

Por los senderos, andadores y escalinatas, la comitiva —integrada también por los senadores Claudia Anaya y José Narro Céspedes, así como por el coordinador nacional de Arqueología del INAH, Pedro Francisco Sánchez Nava— ascendió a las dos áreas consolidadas que integran el recorrido por el sitio prehispánico: la Acrópolis y la Plaza de los Altares.

 

La Acrópolis representa el conjunto arquitectónico de mayor monumentalidad y abarca aproximadamente ocho hectáreas donde se distribuyen edificios, plazas y patios, edificados sobre plataformas y terrazas artificiales. De este complejo destaca su sistema constructivo, a base de lajas delgadas sobrepuestas.

 

En lo que respecta a la Plaza de los Altares, ésta forma parte de un conjunto de edificios que se localizan en la ladera media del cerro. Cuenta con dos altares centrales, y está delimitada por una plataforma alargada y algunos basamentos piramidales. Este espacio —que continúa en proceso de investigación— parece corresponder a una etapa más tardía, posiblemente, entre los siglos X y XIV de nuestra era.

 

Junto con las zonas arqueológicas de La Quemada, Altavista Chalchihuites y Cerro del Teúl, el proyecto integral de investigación y conservación Cerro de Las Ventanas contribuye a comprender la conformación durante la época prehispánica de lo que hoy es el sur de Zacatecas, en particular del periodo Epiclásico (600-1200 d.C.) y su florecimiento en el Posclásico (1200-1531 d.C.).

 

Cerro de Las Ventanas se localiza en el poblado El Remolino, próximo a la cabecera municipal de Juchipila, Zacatecas. Se accede por la carretera federal Guadalajara-Saltillo. Horario: martes a domingo, de 9:00 a 17:00 horas. Entrada libre.

Tags: , ,


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑

mabm